jueves, octubre 11, 2007

LOLA Y LOS LADRONES

-Lola, soy Aurorita... ¿Tienes un momento para mí?
-Para una amiga todo es poco. Dime...
-Ay, Lola, qué disgusto más grande tengo: me han robado en el cajero. En serio, me ha mirado un tuerto; soy gafe.
-Un tuerto con mucho tino. ¿Cuánto se ha llevado?
-Dos euros... Y qué susto.
-Mujer, eso no es dinero... Anda que lo disfrute. Y, ¿con qué te atacó: cuchillo, destornillador, pistola de agua, pistola de fogueo, sierra mecánica, mazo, sacapuntas, estilete, escopeta de caza, bolígrafo, espada, florín...?
-Lola, por dios..., con nada de eso.
-¡Ah!, entonces, ¿qué te hizo, dijo, insinuó?
-El cajero me pidió el número secreto cuando, de repente, siento un aliento en mi nuca...
-Ay, Jesús... ¿Y qué pasó? ¿Era caliente o frío?
-¿Caliente o frío, el qué?
-El aliento, Aurorita...
-Y yo qué sé. ¿Te crees que en esos momentos me voy a fijar en semejante cosa? Una voz aguardentosa va y me dice...
-El aguardiente, ¿era de coñac, güisqui, ginebra, de arándanos, manzana verde, melocotón, aguardiente a palo seco...?
-Y yo qué sé, Lola... Ay, Lola, va y me dice “No te muevas; saca todo el dinero”
-Ay, dios, ¿y qué sacaste?
-Nada.
-Anda, ¿y por qué? Cuando un ladrón te ataca, si quieres preservar tu bilis, debes hacer lo que te manda. Tú siempre has sido muy dócil, no entiendo cómo ahora, que ya no tienes edad ni tiempo, te pones a llevar la contraria al mundo y encima a un ladrón. Si es que tengo una amiga que es rematadamente tonta.
-Para Lola; no se lo di porque, con los nervios, me equivoqué y el cajero se merendó mi tarjeta.
-Pero qué orgullo siento más grande: rematadamente fantástica es mi amiga.
-Vamos a ver, Lola, ¿soy fantástica o tonta? Aclárate.
-Mujer, cada momento tiene su cosa... Anda, termina de contarme esta trepidante historia.
-Lo peor viene ahora, Lola...
-Claro, al ver que su sueño de convertirse en rico a cuenta de otro se esfumaba, es cuando sacó el estilete o la escopeta de cañón recortado, ¿no?
-Peor, Lola.
-Ay, señor... ¿Te metió mano?
-Peor...
-¡Jesús!... ¿Te escupió? So guarrro, con el asco que me dan a mí los esputos. Fíjate: antes iba siempre mirando al suelo y he decidido que no, que el suelo está muy sucio. Por cierto, cualquier día de estos llamo al alcalde para decírselo... Bueno, ¿y?
-Ay, Lola, va y me dice “Vuélvete vieja inútil”... Fíjate, Lola, me llamó vieja y... Ay, Lola, me vuelvo y...
-Mujer, piensa en positivo: al menos era un ladrón sincero; no te dijo ninguna mentira.
-Ah, ¿tú opinas como Jonatan Josué?
-Ay, leches, Aurorita, que me he perdido un capítulo. ¿Quién es Jonatan Josué? ¿Es el que llegó después? El compinche, el ayudante, el otro...
-Lola, es mi marido.
-¡Ah!... ¿Y desde cuándo se llama así? ¿Le has cambiado los apellidos, también?
-Lola sabes que mi marido, con la edad, se ha quedado un poco “gagá” y con esta nueva versión, al menos le he actualizado un poco.
-Mira, no se me había ocurrido... Podía llamar a mi Pepe: Pepiño o Pepito Grillo, ¿qué te parece?
-Ay, Lola, y qué feo era el condenado...
-¿Feo mi Pepiño? Pues se le está poniendo, con el régimen, un cuerpo exotérico que no veas...
-El ladrón, Lola.
-¡Ah!... No te engañes: desde que se murió Cari Gran ya no hay ladrones guapos; una lástima.
-¿Sabes una cosa, Lola?
-No sé para qué, demonios, te he llamado.
-Te voy a ser sincera: yo tampoco . Te equivocaste de teléfono.
-¿Sí?
-Sí. A quien tenías que haber llamado era a Pepe; es tan gris como tú para todo y te hubiera entendido a la perfección. Es más: te habría metido el alma en un puño; es su especialidad.
-Pásamelo.
-¿A quién?
-A Pepino.
-Voy... Pepe, tu alma gemela te llama.

3 comentarios:

blumun dijo...

Cualquiera sigue a Lola ja jaaa
Besos

cambalache37 dijo...

Hacía tiempo que no leía a Lola, es única cómo de costumbre. Me gustan las historias que me hacen reir.
Un besazo a la madre que parió a La Lola y a la Lola misma, ah y a Mari Pili, la amiga de Lola

Amor dijo...

también hay quien te roba un beso o el corazón si te descuidas o te escribe algo bonito, tengo experiencia en eso

;-)

un beso, ángeles, me alegro de lo que ya sabes, un besazo, me hace ilusión lo dicho

:-)

santi