sábado, marzo 08, 2008

LOLA ENÓLOGA


¡Joder, joder!, La que armé anoche, menudo mosqueo el de mi Pepe.

Vuestra Lola todo le resulta poco para que su hombre aunque impotente sea feliz, pero ¡ay qué desgracia más grande!, nunca lo logro aunque no me desanimo, esto es como jugar a los dardos, algún día atinaré ¿no?

¿Qué hice? ¿Qué pasó? ¿Qué aconteció? ¿Por qué soy así? ¿Por qué él es un santo y yo soy Lola? Ay Hijos, uno nace como nace y la vida se encarga del resto aunque en mi caso, yo misma mismamente me hago a mí misma todos los días, me entreno en superarme, en ser eso... un desastre. Os cuento...

Soplaba un vientecillo caliente para eso estamos en marzo, la casa estaba silenciosa, ordenada, primorosa y me dio por pensar... siempre me pasa lo mismo cuando ejercito ese derecho constitucional del ser humano, a mí me lo tendrían que tener prohibido ¿Qué pensé? Hijos, tirando la casa por la ventana, fui a comprar quesos que no patatas para poner un aperitivo a mi Pepe, encontré una oferta estupenda. Una vez puestos en un platito, fui a buscar el vinito, uno que compré en un ofertón al que no me pude resistir: regalaban seis litros de vino por uno que comprara, todo a 1,15€, pero heteme aquí que cuando voy a coger el cartón de vino, encuentro una botella apolillada, vamos, llena de telas de araña, polvo, la etiqueta oscurecida que apenas se podía leer “Crianza de no sé qué, año 78” automáticamente pensé que aquello estaría hasta rancio pero antes de tirar nada, que me dé ardor de estómago aunque sea. Limpié la botella e intenté abrirla, me costó pero con mi constancia, no hay nada que se me resista, algún trozo de corcho cayó dentro ¡Más sabor! Pensé. La verdad es su aroma era noble, perfumado de madera en el vino criado en roble, y el bouquet de los vinos más envejecidos, vamos, aquello no se parecía ni de lejos a mis siete litros envasados en cartón. Total que mi olfato me animó a probar, no quería envenenar a mi santo Pepe y encima dar a ganar a la gorda comprándola un sarcófago para mi difunto marido, es más seguro que no me haría descuento. Pensé incluso cuando estaba ya a punto de beber que yo no estaba hecha para ser una viuda desconsolada, si se moría mi impotente, ¿de quién puñetas iba yo a hablar que más juego me diera? Así que empiné la copa y para dentro, ¡qué calor en la garganta! ¡Qué calentón el de mi Pepe cuando me pilló! ¡Qué no me dejó hablar, chicos! Se puso sin yo saber ni comprender como un energúmeno. Sólo decía “Mi botella... mi botella...” parecía Ete. Para calmarle en mi ignorancia porque si llego a ser lista lo que tenía que haber hecho era haber desaparecido, pero allí me quedé delante del tigre impotente que no de pene diciéndole:
-Pepe, cariñin, prueba este vino, no está mal del todo.
-¿Qué dices, Lola? ¿Qué no está mal, dices? ¡Insensata, ignorante!.
- Por Dios, qué hombre! Cuando se embravece es insufrible.
-Que no está picado ni rancio, que huele decente, prueba Pepe, cielín...
-¿Qué me has hecho, Lola? Me vuelves loco, no puedo contigo...
-¿Qué te vuelvo loco, Pepe? Si hoy no me he puesto nada especial Pepe, pero gracias, ya sabes que cualquier cosita me sienta bien.- Pero ni por esas, él se iba calentando, acalorando hasta que coge la botella entre sus manos... vi que me la estampanaba, entonces dije:
-¿Has visto Pepe? La he quitado el polvo, está toda limpita la botella.
-¿Quién te manda tocar esa botella, Lola?
-Pepe no ponía nada, bueno sí pero estaba casi borrado.
-Que sepas Lola que te estás bebiendo 10.000 pesetas.- Lo dijo congestionado, atragantándose... ya decía que sabía distinto a mis siete litros de oferta...

Me he levantado en medio de la noche más oscura que la boca de un lobo y he pensado ¿Si le relleno de nuevo la botella y voy al mercadillo a venderla? Dicho y hecho, me he puesto a rellenarla con mi vino y se ha levantado Pepe.
-¿Qué demonios haces ahora, Lola?
-Mirando por el futuro de la familia, Pepe.
Me pregunto si dará el pego...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

no me guardaste un poco de ese vinillo ??me imagino la cara de Pepe .Un dia es un dia asi se reflexiona mejor.un besssssssss mapipi

Wilhemina Queen dijo...

me encantó!
me encantaría ver la caripela de Pepe.
jajaja
besos

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

tengo para ti un lambrusco en la nevera esperándote... ah y a los del mercadillo ya les he puesto firmes anunciándoles tu próxima visita.
Ponte las pieles como buena derechona que eres y vete a votar, venga mueve el culillo, ese tan mono que tienes

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Gracias Wilhemina por tu visita. Ya sabes, cuando tengas el ánimo taciturno, ven, seguro que te marcharás con una sonrisa aunque sea pequeña.
Un besote

Pilar dijo...

Nuestra amiga Lola es de una inventiva que arrastra. Lo que no se le ocurra a ella ....