domingo, septiembre 21, 2008

LOLA Y SUS PROEZAS

-Mari Pili, soy Lola.
-Ya te he conocido. Buenos días…
-Acabo de hacer una proeza. Estoy asustada, una nunca se acaba de conocerse así misma.
-Eso es bueno, así no te aburres de ti misma.
-Voy a llamar a Pepe para contárselo, pero antes quería que lo supieras tú.
-Sí, sí, mucho mejor que pase tu proeza por mis oídos antes que por los de Pepe y te mande al cuerno.
-¡Claro! Luego dice que no hay diálogo entre nosotros y es que no le puedo contar nada porque se pone hecho una fiera o, directamente, no me hace caso.
-Ya sabes que los hombres son una especie especial.
-No sé, sólo me he tratado con Pepe y me tiene atemorizada.
-¿A ti atemorizada?
-Mujer, es un decir. Yo he tratado de conservarme siempre igual.
-Y tienes que estar orgullosa, Pepe no, pero tú sí. Ser tremenda sin ápice de cambio tiene su mérito, más, teniendo un marido como el tuyo.
-¿Qué le pasa a mi Pepe?
-Pues eso, yo muchas veces he pensado que vería este hombre en ti. Un ser inteligente…
-Sí, sí, muchísimo.
-Delicado…
-Puff…
-Educadísimo…
-Una barbaridad.
-Un sabelotodo…
-Hasta el aburrimiento. Fíjate, yo muchas veces he pensado que en vez de estar en la funeraria, debía ser una pieza de biblioteca. Imagínate…
-Imagino…
-Le ponen en una mesa y va un fulano con dudas, se sienta, le cuenta y él responde.
-Sí, sí, como un médico, pero en versión enciclopedia.
-Eso, eso.
-… Lo triste es que su sabiduría, Lola, no te haya ni rozado el forro de la enagua.
-Lo mío es otro tipo de sabiduría… La de la calle, la supervivencia, la vida misma. Ésa no viene en los libros, como la de mi proeza de hoy.
-Ay, es verdad, cuéntame…
-Pues hija, voy yo, me levanto, voy al baño, me lavo, me doy los dos kilos de Nivea para las arrugas. Hago el café…
-¿Dónde está la proeza Lola? Eso lo hacemos todo el mundo.
-¡Calla y déjame contarte!... El café lo hago muy cargado, a Pepe le gusta así. Mientras se hace el café, saco las naranjas. Claro, que si abro el frigorífico y lo veo desordenado, lo coloco. Me gusta el orden y…
-Lola, ¿no puedes ir al grano?
-Ya voy, déjame que te cuente los antecedentes para que sepas lo equilibrada que me levanto… Tomo dos naranjas, ni una ni tres. Dos. Hago el zumo manualmente, así no gasto electricidad. Es importantísimo con la crisis, ahorrar, ¿no crees Mari Pili?
-Sí, sí. ¿La proeza para cuándo?
-Hija, me estás acelerando… Si hago mucho café, como la cafetera es vieja y no pienso comprar otra porque funciona muy bien, lenta pero estupenda, pues aprovecho para ir fregando. Ordeno por elementos, primero los vasoso…
-Lola, me tengo que ir…
-Ay espera que te resumo… Salgo al jardín, cojo la manguera, me pongo a regar en un agujero.
-¿Y para que riegas en un agujero?
-Mujer, pensé que si metía por allí el agua, se distribuiría después por todo el subsuelo.
-¡Ah! ¿Y?
-Asomó la cabeza por el agujero. Le miré, me miró, comprimí la respiración, mis dedos se agarrotaron…
-Pero ¿quién?
-Un ratón.
-Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy….
-Mari Pili, hija, no me seas histérica. Tienes que aprender de mí.
-¿Qué hiciste?
-Una vez tomada conciencia de la situación tan peligrosa en la que me hallaba, sin chillar ni nada, me puse a correr hasta llegar a casa, cerré todo a cal y canto y te llamé.
-¡Que woman tremenda eres, Lola!
-Sí.

6 comentarios:

CATI COBAS dijo...

¡Qué bueno reencontrarte, Lola...! A mí, Pepe me pareció majísimo...Besos Yo

Nómada planetario dijo...

Que manía con los ratones, el otro día se coló una rata en el huerto y ya creó que anda pasaportada gracias a una merienda especial. También ronda alguna culebra de vez en cuando, aunque prefiero a éstas porque actúan contra los roedores.

Ánimo Lola contra los invasores.

Catalina Zentner dijo...

Me encanta seguir a Lola, tiene picardía y buenísimas ondas.

Abrazos,

Carolina dijo...

Jajaja, me hizo reir.
Un saludo!

Cristina dijo...

Me alegro mucho de que hayas visto a Super Woman... a que es muy super???

Saludos

Cris

Marta dijo...

La Lola si que es una super-woman!!!!!!!.