sábado, octubre 04, 2008

LOLA QUIERE SER RICA


-Mari Pili, ¿qué hará la gente para ser rica?
-Heredar, Lola. Los tiempos que corren no permiten amasar.
-Yo no quiero amasar. En tal caso que me amasen… Mari Pili, ¿cuánta familia tienes?
-Mucha, Lola, mucha.
-¿Y algún amasador de fortunas?
-Ni uno, Lola, ni uno. Más pelados que una rata.
-A mí me da igual que sean ratas de cloaca, lo importante es que tengan masa.
-¿Y tú, Lola? ¿Familia con posibles?
-Ni familia, ni posibles. Eso sí, mi cuñada Pepa tiene muchas cuentas corrientes.
-¿Sí?
-Y mis hijos y mi Pepe… Mira, mañana voy a preguntar en el banco si a Pepe Perro puedo abrirle una cuenta corriente.
-¿Al perro, Lola?
-Sí, Mari Pili, al perro. Hay que estar preparados.
-¿Para qué?
-Por si la masa desconocida recae sobre nosotros, Mari Pili. Necesitaré muchas cuentas corrientes para ingresar toda la masa adyacente.
-No es por quitarte la esperanza, Lola, pero no creo en ese tipo de fortuna.
-Yo no creo en la fortuna ni tengo más esperanza que la Esperanza de Triana. Mi olfato me dice que la masa está cerca.
-¿De ti o de mí, Lola?
-De las dos. Tú y yo somos un uno.
-Entonces, compartiremos masa, ¿no?
-Tampoco exageres Mari Pili, ya sabes que yo soy muy agarrada. En mi caso compartiré mi alegría contigo, como siempre he hecho, y tú sabes que es cierto.
-Sí, claro que lo sé… Yo juego todos los días a la bonoloto,
-¡Àh! Muy bien, me lo dices ahora, a estas alturas de la vida. Te has querido hacer rica sin hacerme partícipe. A ti te espero…
-Lola, si tu propia tacañería no te deja gastar para seguir amasando.
-Ya, es verdad, pero si me hubieras dicho que te iba a tocar, yo hubiera hecho un esfuerzo… Y ya ves, ahora tú estás casi cerca y yo no he empezado.
-¿Cerca de qué, gilipollas? Me pones de los nervios, Lola. Tú si que tienes dinero, al menos todo lo que yo he gastado en juegos de azar. En cambio, ¿yo que tengo, eh, dímelo?
-Mira, Mari Pili, cuando te sale la vena erótico festiva del mal carácter eres insufrible. Que sepas que se te está contagiando el pesimismo de Aurorita y no estoy dispuesta a darte a ti, también, valerianas.
-¿Mal carácter yo? Tú, que pareces un pollo chamuscado.
-Mari Pili… ¿No hueles a quemado?
-Sí, Lola, cada vez huele más… Hagamos las paces. ¿Ves? Nos estamos achicharrando una a la otra por el maldito dinero. Cuando éramos pobres no discutíamos, sin embargo ahora…
-Mari Piiiiiiiiiiiiili, corre, que no somos nosotras, trae un trapo…
-¿Qué pasa, qué pasa?
-La masa de la empanada que se quema… ¡Qué nervios!
-Toma una valeriana, Lola… No servimos ni para amasar una empanada.

5 comentarios:

Cristina dijo...

Son tan simpáticos y frescos.... además de altamente respetuosos...
Disculpa querida si no te leo cada día.

Gracias por tus ánimos y tu entusiasmo referente a mi blog

No tengo ni idea de que es eso de los premios de bitacora.com. Es más he intentado accerder pero no he sabido como... Si me das más pistas....

Miles de gracias, muchísimas gracias.

Una de las cosas que más me gusta de la gente es la capacidad que tienen de sorprenderme.


Miles de besos


Cristina

Noray dijo...

... y aún así, somos inmensamente afortunados ante los 925 millones de pobres que hay en el mundo.

Un abrazo

Marta dijo...

Lola, hija, a tí te tocó la loteria con tu Pepe, así que ya sabes, arreando a amasarle!!!.

CATI COBAS dijo...

Muy bueno el de hoy, Ángeles...Cati

La Lola dijo...

Muy bueno, jajajaja, me lo he pasado genial, tienes mucho sentido del humor y como no....Me gusta Lola.
Un beso