miércoles, octubre 15, 2008

MARI PILI Y EL CRUCERO DE LUJO

- Lola, Lola, ven, corre, siéntate, Ayyyyyyyyyy, qué envidia, Lola.
- A ver, qué pasa, Mari Pili. No te lleves esos sofocos, hija. Envejecen mucho y no estás para más arrugas.
- Es por mi amiga Carola. Se me ha subido la envidia a los ojos.
- A ver. Pues no, los sigues teniendo verde amatista. O, ¿es que es en la visión donde tienes ubicada la envidia? ¿Qué ves?
- Sólo envidia, veo envidia y nada más que envidia.
- Oye, ¿de qué color es?
- ¿Cuál, Lola?
- La envidia, Mari Pili.
- Roja, Lola.
- Ah, pues no, a mí ese color no me favorece.
- Si te cuento las vacaciones de mi amiga Carola, no te pones roja, Lola, te pones morada.
- Mira, ese color, me gusta, me favorece mucho, así que empieza a contar.
- Carola ha ido a un crucero.
- Anda, ¿y eso te da envidia? Nosotras de Somo a Santander hemos ido en trasatlántico.
- Sabrás tú lo que es un trasatlántico, Lola. A ti y a mí nos costaba ida y vuelta tres euros con noventa.
- Pues claro, porque sabemos viajar a un precio irresistible.
- A Carola la ha costado el crucero la paga extraordinaria… Entera, Lola.
- ¿Y te da envidia que se haya arruinado? En cambio nosotras…
- En la ruina y sin crucero, Lola.
- A ver, Mari Pili no me pongas de los nervios…
- Tengo valerianas, Lola, me sobraron del otro día cuando estuvimos con Aurorita. ¿Quieres?
- No quiero. ¿No has ido tú de vacaciones? Te va a castigar el niño Jesús por avariciosa.
- Sí, he ido de vacaciones, pero no como mi amiga Carola. Ella ha ido en un crucero de lujo.
- Te prohíbo que vuelvas a hablar con Carola, Mari Pili. Tú y yo sólo podemos ver el lujo del mercadillo.
- Pues yo quiero el lujo de mi amiga Carola.
- ¿Pero en qué consiste el lujo de tu Carola, leñe?
- Carola hacia pis y no necesitaba tirar de la cadena. Si eso no te parece lujo, Lola.
- Lo que me parece es que tu amiga Carola es una guarra.
- Que no, que no entiendes nada Lola. De verdad, te sacan del mercadillo y no tienes horizonte.
- Mari Pili, una persona que no tira de la cadena es una guarra, lo mires por donde lo mires.
- Lola, que era un crucero de lujo.
- Pues una guarra de lujo. El orden de los factores no altera el producto. Es una guarra envuelta de lujo y metida en una barca.
- Mi amiga Carola ha hecho un crucero, Lola.
- Si, de gran lujo. No sufras, mañana vamos al retiro y te monto en una barquita. Haces pis y tampoco tienes que tirar de la cadena
- ¡Qué guarrada! Pretendes que haga pis en el estanque.
- No, Mari Pili, en un orinal con patito amarillo que tengo guardado.

5 comentarios:

CATI COBAS dijo...

Paso del tema de la cadena y el pis. a mí me impresiona muchísimo eso del detector de uso de los inodoros. Es más, me asusta la descarga imprevista. así que para mí, la bacinilla amarilla es suficiente. Cati

Oso conocido dijo...

Tienes mucho humor Mª Ángeles!
Me gustó el cuento,
muy gracioso!!!

Muchos saludos!

Oso

Nómada planetario dijo...

Hay gente que flipa con esos cruceros, yo en cambio los veo como un ordeño monetario del turista, basado en mano de obra a precio de saldo y animaciones tipo "Los pajaritos" de Mª Jesús y su acordeón.
Hoy tengo el día ácido, lo siento.
Besos desde el muelle de atraque.

Marta dijo...

Jajjaja, pues sí, una guarra lo pilles por donde lo pilles!!!!

Me he reído un montón!!!!!

Buen fin de semana guapa!!!.

(jajjaja, aún me estoy riendo con lo de la guarra de lujo).

javier dijo...

Hola, navegando por la web me encontré con este blog que por cierto esta muy bueno, con un muy buen contenido, desde ya gracias y espero que le sigan poniendo tanta ganas como hasta ahora.

Su amigo de http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com