domingo, mayo 13, 2007

LOLA, EL SEXO Y LA PANTOJA

-Peluche ven aquí; vamos a hablar.
-Madre, ¿no está Papá, Mari Pili?… Llama a la abuela, vete a rezar una novena…
-No. Quiero dialogar contigo, hijo. Hace mucho que no lo hacemos.
-Madre, tú sólo sabes hacer monólogos; desconoces lo que es la incontinencia.
-Precisamente, Peluche, de eso te quiero hablar.
-Vamos que quieres darme un mitin. Espera, voy a por café para no dormirme.
-Bien cargado, Peluche. Y a mí, traeme un vasito cazalla.
-No, que la legua se te suelta y he quedado dentro de una hora. A ver dime…
-Oye, hijo, ¿eres virgen?
-¿Qué si soy qué?
-Virgen. Vamos que si, que si no has… eso.
-Soy puro.
-Y yo casta, hijo. Pero, ¿no… eso?
-¿Eso de eso?
-Sí.
-Lola, me voy.
-Madre, Papá se va.
-Estoy preocupada. Verás: hoy no es como ayer…
-Ni como mañana, Madre.
-Lola me voy.
-Madre, Papá se va.
-El mañana nunca muere, pero yo quiero el hoy y para evitar el peligro del mañana, hay que tomar soluciones radicales.
-Lola me voy.
-Madre, Papá se va.
-¡Adiós, Pepe, adiós!, ve con Dios y por la sombra… Qué pesado.
-Madre, ¿te sientes agente 007?, ¿ejerces el contra espionaje?
-A mi me gusta la copla, Peluche, pero sí, he hecho espionaje y del bueno, ¿eh?
-Ya decía que en mis cosas había estado una mano oscura.
-Lola, ¿traigo el pan?
-Papá te pregunta.
-No entiendes el papel de padres, Peluche. Es duro, muy incomprendido.
-Y muy cotilla, Madre. Dime, ¿qué buscabas?
-Lola, ¿traigo pan?
-Buscaba… huellas, resquicios de madurez controlada por los medios necesarios para evitar ofuscaciones futuras.
-¿Eh? Madre me estás hablando raro, raro. ¿Puedes ser más concreta?
-Lola, ¿traigo pan?
-Madre, Papá pregunta.
-Tu padre siempre inoportuno, leches; ahora que me estaba lanzando… Trae pan, Pepe.
-¿Te estabas lanzando?, ¿a dónde, Madre?
-Mira Peluche, voy a ir al grano. Alcánzame ese paquete, por favor.
-Lola, ¿cuánto compro?
-¿Me has comprado una camiseta, unos calzoncillos? Madre eres una caja de sorpresas.
-Lola, ¿cuánto pan compro?
-Pepe, hazme un favor.
-Dime, Lola.
-Compra el pan que te dé la gana, vete a ver a la Pantoja y olvídame. Estoy en un trance y tú dale que te pego.
-Lola, no me gusta la Pantoja.
-Pues a mí sí.
-Pues vete tú.
-Pues claro que me voy
-Pues con Dios, Lola.
-Y no me esperes, volveré tarde, Pepe.
-Lola…
-Madre, espera, dame el regalo… Estábamos en una conversación…
-A ver, Peluche, rapidito… ¿De qué color lo quieres? Los hay de frambuesa suave o resistente. Sabor a plátano, media luna y sol estrellado… ¿Qué?
-Madre, ¿qué me has comprado?
-Lola, ¿qué has comprado al niño?
-Pepe, ¿no te ibas a por el pan?
-Sí, pero no me has dicho cuánto pan compro.
-El que te dé la gana, Pepe y lárgate.
- ¿Dos barras de pan?… Lola, ¿quieres que probemos éste de frutos salvajes?
-Pepe eeeeeeeeeeeeeeee…
-Madre, ¿qué mierda me has comprado?
-Peluche, a partir de hoy, quiero que uses los preservativos. Sexo controlado y con madurez. ¿Entendido?
-Madre, soy puro.
-Me da igual que seas puro, virgen o nenuco; tú, con preservativo, ¿me oyes?
-Pero, Madre, entra en razones…Escúchame.
-Toma, te he comprado para tres meses. Hasta en la ducha te quiero ver con ellos.
-Peluche, espera, ¿me dejas el de frutos salvajes?
-Toma, Papá… ¿has probado los de sol estrellado?
-No… Trae.
-¿Pepe, qué haces?
-¡Ay, Lola!, qué susto me has dado. ¿No te habías ido a ver a la Pantoja?
-Claro que me voy a ver a la Pantoja y no vuelvo.
-Entonces, Lola, ¿cuánto pan compro?
-Compra una panadería entera, Pepe.

4 comentarios:

cambalache37 dijo...

Dice la autora de Me Llamo Lola, que estas lectura son para pasar un rato de "desengrase" y que si tenemos algo que decir, éste es el sitio.

Me vas a permitir, amigo de lecturas, que te hable de Lola. Es una mujer, sin edad, casada con Pepe (uno de los personajes secundarios, con mayor o menor frecuencia de aparición, según sea el tema a tratar) Hijo varón llamado Peluche, y sus amigos Mari Pili y Luigi.

Juntos forman una panda de majaras, a cuyo mando esta Lola que te llevan a la risa, al humor inteligente de la sabiduria popular, a poner de manifiesto temas de la realidad, con mayor o menor desparpajo, pero buenos... a la escenificación del absurdo y disparatado de ese género que se conocío como ASTRACANADA.

...PERO ya está bien por hoy...volveré y os hablaré de...Lola, claro... besos.

PRÓXIMAMENTE en nuestra sala:

"personaje y sus antagónistas"

Merche

CATI COBAS dijo...

Yo sí te leo, Ángeles. No me pierdo jamás un Lola ni una miniatura...Cati

Manuel Cubero Urbano dijo...

¿Ves? si es que tienes que invitarnos a pasar un buen rato visitando estas letras tuyas que son una gozada.
Manolo

Julia dijo...

jajajaja, ke bueno!