sábado, junio 16, 2007

LOLA SE SIENTE CUCARACHA

-Lola, llevas una temporada que los silencios son muy largos en ti; los he medido y has llegado a estar callada más de minuto y medio; de ésta, entras en el libro Guinness.
-Sí...
-¿Qué mosca te pica en el cerebro?
-Desde que los japoneses me han dicho que las cucarachas tienen la misma capacidad de aprendizaje que yo, me ha dado qué pensar.
-Eso te pasa por estar leyendo todo lo que se te pone delante de los ojos.
-Que el mundo no me diga que Lola no es ilustrada..., pero lo de las cucarachas es muy tomate. Anda que compararme a mí con una cucaracha, manda muchos cerebelos, Mari Pili.
-Yo sólo creo en mí misma, Lola.
-Claro, Mari Pili, porque tú eres una mujer polifónica, pero yo soy más simple que un tenedor.
-Lola, no te engañes: menos siempre es más. Yo siempre he valorado en ti la valentía de tu encefalograma plano: cómo se empeña en navegar en aguas hostiles y llega a puerto victoriosa cuan pirata en alta mar.
-¡Jesús!, Mari Pili, tus palabras me dejan noqueada. En fin, debe ser cosa de la edad: cada vez entiendo menos al mundo.
-Lola, ¿por qué no dejas al mundo que sea lo que le da la gana? Y tú a lo tuyo.
-No sé qué es peor, Mari Pili, porque si dejo al mundo y me retomo a mí misma mismamente, me entra colitis... No valgo para nada; peor que las cucarachas. Y si cojo a mis hijos, resulta que les veo como dos marcianos.
-¿Qué te han hecho, ahora, los chicos?
-Dirás qué no me han hecho, Mari Pili: se van cuando yo me acuesto y vuelven cuando yo me levanto... No les veo. Cualquier día me cruzo con ellos y no les saludo porque no les conozco.
-Escríbeles... Diles que tienen una madre que levita por ellos.
¿Levitar, Mari Pili? Dirás bramar. Además reniegan de mí. Fíjate, hasta como si se avergonzaran de que soy su madre.
-Lola, por dios...
-Sí, yo creo que han hablado con los japoneses y les han dicho que en el ranking van primero las cucarachas y luego yo.
-Lola, tú eres una mater magister. Haz como yo: siembra detalles y te florecerán espigas frondosas.
-Mari Pili, guapa, ¿tú qué lees últimamente?
-Practico el practiquismo; no me voy a romper un tornillo por la gente. Seré buena persona porque lo llevo en los genes, sembraré sonrisas, haré agradable la vida a los demás y el que no lo quiera ver, que le den. Yo he cumplido con mi misión... Ah, y como premio, me voy al mercadillo porque yo lo valgo.
-¡Ole tus narices!, Mari Pili, tú sí que eres una torera de casta y tronío.
-Y tú, Lola; lo que pasa es que no te quieres últimamente, te dejas influenciar por todos hasta por los japoneses. Acaso, ¿tú conoces a esos señores? Entonces, ¿qué más te da lo que ellos digan?
-¿Y qué me dices de los indochinos?
-Leñe, Lola, hoy te ha dado por la raza amarilla. Me da igual lo que digan los chinos, los indios o los suecos. Te voy a decir una cosa: cualquier día el de arriba te llama a capítulo y ver qué le cuentas “Señor, espera poco que no me ha dado tiempo a vivir del todo...”... No me seas tarada, Lola. Vive ahora, ríe ahora, quiérete ahora, disfruta ahora.
-Ahora, ahora, ahora... Ya voy, Mari Pili, ya voy. ¿Dónde vamos?
-Primero, aparca a las cucarachas y a todos los chinos y, luego, enciende Internet y busquemos un viaje para las vacaciones.
-No sé navegar en Internet.
-Ni yo tampoco, Lola, pero aprendemos, coño, que hoy estas calentando mis motores en demasía.
-Creo, Mari Pili, que la marciana soy yo.
-No, Lola, tú eres simplemente gilipollas, que es peor que ser marciana.
-Que sepas que hoy eres el vivo reflejo de mi Pepe, pero con bragas y faldas.
-Y tú eres mi amiga en lo bueno y en lo malo.
-¡Amén!

3 comentarios:

Virginia dijo...

!Hola¡ pues que te he descubierto, y he estado entreteniendome un rato con tus escritos. Volveré para seguir haciéndolo. Hasta pronto. Virginia

CATI COBAS dijo...

¡Tienen que encontrarte! ¡Y pronto! Cati

Pilar dijo...

¡Ay! me ha encantado eso de "mujer polifónica ... qué inventiva es esta Lola. pero que se sienta cucaracha es otra cosa. Como siempre es un placer leer estos diálogos.