lunes, julio 30, 2007

LOLA Y LAS OBRAS

-Pepe, no puedo dormir; despiértate...

-Humm, cuenta borreguitos, Lola.

-No puedo; no me imagino ovejas, sólo veo azulejos.

-Humm, da lo mismo...

-No; las ovejitas son bucólicas y los azulejos son una pesadilla.

-Humm...

-Pepe, ¿por qué me dejaste hacer obras en la casa?

-Humm... Dijiste que no salía agua.

-¿Y por eso, vamos a tirar toda la casa? Me estoy gastando las pocas neuronas que me quedaban.

-Nunca has tenido neuronas ni cabeza... cuenta ovejas.

-Un azulejo, dos azulejos, tres azulejos... Pepe, precisamente si soy una descabezada, no entiendo como tú, un cabezón, me dejas suelta... Cuatro ovejas, cinco albañiles...

-Humm...

-trescientos veitiocho azulejos... ¿Nos quedará bonita la casa, Pepe? Es mucho dinero.

-Humm... Dijiste que era barato, barato.-quinientos siete azulejos... te engañé... quinientos ocho cuartos de baño... será como una segunda hipoteca.

-¿Cómo dices, Lola? Enciende la luz y dame explicaciones.

-No, estoy cogiendo ya el sueño... Mil trescientos noventa albañiles...

-Looooooooola...

-Aimm, ¿qué? Tenía ya una cuadrilla entera de albañiles con azulejos y me despiertas.

-¿Cuánto nos va costar la obra?

-A mí las neuronas; los de la tienda de azulejos me han dicho que ya no me cambian más los azulejos; que los he modificado veintisiete veces.

-Lola, digo en dinero.

-Cuenta albañiles, Pepe, son lo más relajante de la historia... Un albañil, dos chapuzas...

-Aquí no se duerme nadie. Habla Lola...

-Costar, lo que se dice dinero, en este momento no nos cuesta; es gratis.

-¿Gratis, Lola?

-Nos han dejado colgados, Pepe, se han ido... Vamos, Pepe, cuenta albañiles... Un albañil, dos chapuzas...

-¿Qué se han ido? Pero, ¿por qué?

-Dicen que soy muy pesada; como siempre: infamias... ¡Ay!, y toda la casa rota.. veintidós chapuzas, cuatro azulejos...

-¿La casa rota? Si se han ido, es que no han hecho nada.

-Sí, Pepe, la han descuartizado y luego la han abandonado... Una historia de terror... Cuatro mil cien azulejos, cuatro mil setecientos disgustos...

-Entonces, Lola, ¿qué vamos a hacer, ahora? Estamos de okupas en casa de mi hermana Pepita... Lola, tenemos que devolverle la casa.

-Yo darme a la fuga... Tú, a contar albañiles.

-Loooooooooola...

-¿Quéeeeeeeee, Pepe? Estoy aquí, tarada, pero estoy... Duérmete, voy a llamar a Mari Pili, es una mujer práctica, y ya verás cómo me da ideas.

-Ideas te sobran; lo que te faltan son hechos, Lola.

-Me sobra todo, Pepe, si por mí fuera, me tiraría al cubo de la basura como hice con todas nuestras cosas.

-Lola... ¿Tiraste, también, mis calcetines?... ¿Y mis calzoncillos, Lola?

-Tus calzoncillos y calcetines fueron los primeros en ir a la basura, Pepe... Contemos ovejitas, será lo mejor.

-Un calzoncillo, dos calcetines, tres agujeros... Lola no me puedo dormir.

PD. Dedicado a Justa Cañibano por su siempre amabilidad y cariño para con mis escritos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

CATI COBAS dijo...
Sencillamente: magnífica. Cati

justa cañibano dijo...

Querida niña:Me siento profundamente orgullosa de ser de tu banda,tus Lolas son para mi conciertos en las noches de reflexion y búsqueda de la verdad mas personal, gracias niña, no se si merezco el honor de que tus Lolas me conozcan,pero para mi son de todo punto entrañables.besos y felices vacaciones,yo acabo de llegar de Granada.justa Cañibano.