miércoles, octubre 11, 2006

LOLA JUEGA AL GOLF



-Lola, ¿se puede saber qué haces?
-Hola, Monchita. ¿Quieres?
-¿Una escoba? No gracias, ya tengo suficiente con limpiar en mi casa.
-Ay, Monchita, necesitas un poco de imaginación, monina.
-¿Para terminar cazando grillos como tú?
-¿Me ves que esté cazando algo? No… Estoy jugando al golf.
-¿Al golf con una escoba?
-Y con la fregona… Mira: coges las pelotas de tenis que son más gordas, ya sabes que tú o te pones las cosas en tres dimensiones o no ves y la empujas con el palito de la escoba hacia el agujerito del desagüe de la bañera.
-Lola, primero los campos de golf son un poquitito más grandes y segundo, un palo de golf es otra cosa…
-Las cosas pueden ser lo que tú quieras que sean, desaborida, que eres una desaborida… Venga, metete en la bañera… Coge el escobón, es más grande y lo verás mejor…
-Voy… De verdad, si alguien nos ve…
-¿Qué, Monchita? Pensarán que somos mujeres glamorosas con vicios mundanos. ¿Llamamos a Pichu?
-Déjala en paz, con dos trastornadas ya hay suficiente…Oye, ¿por qué se te ha ocurrido esto?
-Pobre, se sentirá fuera de lugar cuando vayamos a los torneos internacionales aunque: la podemos llevar de recoge pelotas, ¿no te parece? Y te recuerdo que no hay agua y tengo que dar utilidad a la bañera, mientras. Además: podemos dar una sorpresa a nuestros maridos y de paso impresionarles, ¿no te parece?
-Lola, si nos ven así, nos encierran directamente, no te engañes.
-Será tu Monchito porque mi Pepe está curado de espanto. Es más: si me comportara como un ser racional es cuando me ataría a una silla.
-Estás zumbadísima, Lola…
-Sí, Monchita, pero reconóceme que os doy vidilla… ¡Hala!, no tires tan fuerte, se ha ido la pelota por la ventana… ¡Jesús!... Agáchate o nos verá Peluche, le has dado en un ojo.
-¿Ves, Lola? Encima este es un juego peligroso… Me largo a mi casa…
-Y un cuerno; tú no te vas. Quieta ahí. Dile a Peluche que has sido tú.
-No. El chaval me tiene por mujer seria y responsable; le desilusionaría, Lola…
-Pero que moooooooorro, tienes, guapa… Peluuuuuuuuuuuuche, ven, mira qué bien juega Monchita al golf…
-Looooooola, calla, que no es Peluche… Es el vecino.
-¿Por qué lo sabes?
-Porque la forma de la cabeza no es la de tu hijo; esa es alagada.
-Uy, es verdad, qué forma más extraña y qué cara más horrorosa.
-¿Por qué sabes que es feo si está de espaldas?
-¿Si? Ah, como no veo, me lo he imaginado… Calla que se acerca, agachémonos…
-Lola, Monchita, ¿qué hacéis metidas en la bañera?
- Hola, Pepe, ya ves… limpiando y, ¿tú?
-Recogiendo pelotas de tenis… No sé, alguien se está dedicando a tirárselas al árbol.
-¿Qué árbol, Pepe?
-El que se ve por la ventana.
-Ves, Monchita, no es un hombre sino un arbolito, ya te lo decía yo… Ponte las gafas, anda.
-Looooola, no me tientes…

1 comentario:

Lola dijo...

Te confieso, Angeles, que entré en tu blog para reirme un rato: esto es una terapia, hija.
La imagen de "las dos " en la bañera me ha parecido genial...
En fin, ya estoy como nueva, gracias y abrazos de
Lola ( la otra)