miércoles, noviembre 22, 2006

LOLA Y LOS PROBLEMAS


-Lola, soy Monchita, buenos días.
-Serán buenos para ti, porque yo de ésta, sucumbo y causo baja.
-¿Te ha pasado algo, Lola?
-¿Qué si me ha pasado, Monchita? Lo que me pasa es que no me deja de pasar… Leches, se podía olvidar un rato el mundo de mí. Anda que no hay gente en el globo terráqueo… pues todo para Lola y, claro, como soy una esponja, sufro de sobredosis.
-¿Me quieres contar lo que te pasa?
-Si empiezo, Monchita, no paro… Me siento una braga rota; no puedo más… Me rindo; no sé rentabilizar el tiempo ni el dinero. Mi vida es muy casposa…
-Vaya comparaciones que haces, Lola.
-Tengo tantas preocupaciones, tanto que hacer, que no tengo tiempo ni para dormir; soy la mujer búho.
-¿te ayudo? Hoy tengo un par de horas libres y te iba a propo…
-¡Bendita, tú!, que puedes perder tiempo, pero a mí me faltan horas… Dame ideas, Monchita, ¿cómo puedo añadir horas a mis días?
-No se puede, Lola; en los libros dice que eso es imposible.
-Entonces, ¿para qué, puñetas, me dices que me puedes ayudar?
-Puedo hacerte cosas prácticas, pero no soy el mago de Hoz, Lola.
-Vale, pues comencemos: tengo la cuenta corriente con número rojos y necesito dar de comer a mis hombres…
-Mi cuenta está en color fucsia después de pagar a los proveedores. ¿Quieres una lata de mejillones y un paquete de macarrones?
-¿Cuántos mejillones entran en la lata?
-Son gordos, creo que seis.
-de primer plato a mejillón por barba; si los divido, me sale medio mejillón y tengo para dos días… ¿De cuánto es la bolsa de macarrones?
-De un kilo, Lola; bien estirados tienes hasta el día veintiocho.
-¿Y qué hago el veintinueve y el treinta y el treinta y uno, si es bisiesto?
-La dieta de la alcachofa, Lola.
-Ya, genial, pero si tuviera alcachofas…
-Entonces, sopa de agua; es diurética y a Pepe le vendrá bien eliminar líquidos.
-Bien. Vamos a por otro problema… ¿Qué me dices de la limpieza, las lavadoras, la plancha, los calcetines rotos de mi Pepe, el curso que he de preparar, los ciento ochenta y nueve mail que he de contestar del trabajo, preparar y presentar los incentivos del mes de noviembre, el examen de lengua, historia y matemáticas de AntiCristo, ir a ver a mi madre, enviar las trescientas solicitudes de publicidad, también del trabajo, presentar un cuento que no he escrito para un concurso, anticiparme a las compras navideñas para que me sea más barato, aprovechando que no tengo dinero. Ir a la reunión de padres en el colegio de AntiCristo. Ir a la reunión de antiguas alumnas, acompañar a mi Pepe a una cena de no sé qué, ir al médico con mi cuñada que le ha salido un juanete. Colocar el armario de Peluche, rellenar los cojines del sofá. Ir a recoger los resul…
-Para, Lola, para. Parece que te han dado cuerda… Tengo la solución.
-¿Sí?
-Sí.
-¿Cuál?
-Cómo está claro que no hay horas y, por lo tanto, tiempo, borrón y cuenta nueva. Vamos, como si hubieras echado lejía en tu cabeza y hubiera quedado blanca, impoluta, inmaculada.
-Genial, Monchita… Sólo hay un problema: no tengo lejía mental ni dinero para comprarla.
-Que no cunda el pánico: ahora nos vamos al banco; a mí me conocen mucho, Lola.
-Pues, anda que a mí… hasta me invitan a no entrar; fíjate si me conocerán.
-Pues no vamos… Se me está ocurriendo una cosa, Lola, ¿y si buscamos bolsas de basura?
-¿Para qué, Monchita?
-Lola, dicen en la tele que no sé quién metía mucho, cantidades ingentes de dinero en bolsas de basura; quizá encontremos una.
-Monchita, me preocupas; tienes sobredosis de información televisiva…
-Lola: mujer informada, mujer con opinión…
-Sí, Monchita, lo que tú digas. Luego compramos lejía, blanqueamos las bolsas y, de paso, mi cabeza y todos tan contentos.
-Efectivamente, Lola. Y empiezas de cero como mujer total.
-¿Monchita?
-Dime, Lola…
-Vete a descansar, incomunícate y luego me llamas, ¿vale?
-Vale… Hasta luego, Lola.


¡Qué lástima! Juro, por mis muertos más frescos, que era una chica muy juiciosa… ¿No creéis que el juicio la desparramó?

2 comentarios:

Cati Cobas dijo...

Ángeles: decile a Lola que ya está en edad de no tener que demostrarle nada a nadie, ni siquiera a sí misma mismamente. Yo lamento que no pongas las Lolas en el foro, porque a mi me parecen un condimento muy importante del mismo, pero la libertad es libre...Besos de Cati

Lola dijo...

Jeje, vaya problema tremendo que tiene La Lolla: le faltan horas como a todas si encontramos la solución habrá que patentarla.
Te sigo ,. Abrazos Lola ( la otra)